No hay mejor lugar para comprometerse con el movimiento scout que la Isla de Brownsea, aunque para todos, el lugar de nuestra promesa siempre será un lugar especial.

Por eso el martes 23, fue el día de promesas en la Isla. Pero para las promesas hay que prepararse, por eso en la noche del lunes los lobatos hicieron su consejo de roca, y la tropa una vela de promesas para los futuros promesados, como siempre, nos dieron las tantas. Pero después de acostar a todos los scouts, el consejo y el comité de grupo, le preparó a Alex, nuestro querido scouter de Tropa su vela de promesa, ya que él también quería comprometerse con el movimiento scout.

Así que en el acto comunitario de la mañana del martes, se procedió a la realización de la ceremonia de promesa de los siguientes troperos: Ana Conde, Águeda, Paula, Marina, Carlos Camacho, Jose M., Matias y Lola. Alex, también realizo su promesa como scouter. Además, los lobatos Iker y Paula pasaron de progresión a la huella a la de Bagheera.

DSCN8778Todo el grupo listo para empezar el acto comunitario

DSCN8872Los nuevos promesados, en la roca conmemorativa del primer campamento scout

Tras eso las secciones se dedicaron a actividades diversas como colada (manada) y ruta de descubrimiento de flora y fauna organizada por Kiki para la tropa.

Por la tarde y como a la mañana siguiente nos íbamos hacia Truro, estuvimos desmontando nuestras parcelas para llevar trabajo avanzado. Nos quedamos a dormir todos juntos en una de las tiendas grandes que alquilamos en Brownsea.

Después de cenar invitamos a nuestros amigos scouts de Coventry una magnifica tarta de chocolate y galletas que les hicieron la PS junto con los scouters de manada. Su aspecto era un poco asqueroso pero su sabor era bueno, o eso demostraban  las caras de satisfacción de nuestros invitados ingleses. Con ellos estuvimos cantando y haciendo varias danzas juntos hasta que otro grupo, que no podía dormir vino a regañarnos. Gajes de ser scout…aunque eran las 23:00 solo, eh.

¡Buena caza y largas lunas!